Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, class 'Jetpack' does not have a method 'devicepx' in /home/artesoma/public_html/wp-includes/plugin.php on line 406

Esperanza Cisneros: La Tercera Dentición


Maria Cisneros  - 9 de Octubre 

 “Mujer siguiendo su rumbo”  Rember Yahuarcani

Cuando un niño o niña de 6 años cambia su primer diente, sale feliz a enseñarle su ventana en la encía a papá o mamá y enseña orgulloso su diente caído ….. Luego viene todo el ritual de buscar un rinconcito seguro donde depositarlo junto con un trocito de pan y queso para que un ratón en la noche le traiga algunas monedas….. Sin saberlo ese niño o niña ha dado el primer paso para formar sus estructuras más densas, sus dientes de hueso con los cuales literalmente “se comerá el mundo” pues no solo serán zanahorias, brócolis o lentejas lo que eso pequeños dientes morderán sino alegrías, euforias, penas e ilusiones y toda la gama de experiencias que la vida le tiene deparada.

Esos dientes crecerán alineados o desalineados, gruesos o delgados, en su sitio o fuera de él, se caerán fácil o habrá que extraerlos con fuerza y así va entrando en el mundo denso de los adultos entrelazando su propia experiencia con todos los que le rodean, y con todo el bagaje de experiencias que ya trae vividas pues solo vemos un cuerpecito de 7 u 8 años pero no sabemos detrás de él cuantos años de experiencia vivida hay realmente.


Tengo actualmente 54 años y hace poco decidí ir al odontólogo pues mis dentadura me estaba dando muchas complicaciones y el me recomendó hacer una radiografía panorámica, al ver el resultado del diagnóstico fue que tenía una infección generalizada en toda la dentadura y había que extraer todas las piezas (22) pues el peligro era que la infección llegara al hueso……..

La noticia me paralizo y entre en una crisis,,, a pesar de que soy buena escuchando y apoyando a otros en sus propias crisis, ahora era yo la que estaba en una y no sabía ni por dónde empezar .,.. Entraba y salía de la casa, daba vueltas sobre mi eje, comía montones por angustia, tomaba café todo el día….. Hasta que opte por salir a caminar mirando el mar, caminar por el malecón es algo que siempre me da paz y me permite poner mis ideas en orden….

Caminaba súper rápido y con los brazos cruzados y las manos apretadas , pero a pesar de eso , sentía la música de la olas y el aire limpio y suave, era una mañana de marzo y estaba calentita ….. Después de un buen rato me di cuenta de mi postura y empecé a soltar los brazos, relajar el abdomen que estaba completamente contraído y disfrutar la mañana linda que hacia…., allí me di cuenta que estaba paralizada por el miedo… ¡si miedo! Miedo a lo desconocido, miedo al dolor que sufriría , miedo a no saber por dónde enfrentar esto y ni por donde comenzar … Recién allí sentí como las lágrimas se deslizaban por mis mejillas ,,, y desee de todo corazón tener a papa y mama cerca como ese niño de 6 años para que me dijeran tan solo que todo estaba bien ! Y que solo era cosa de dejar de entrar en la tercera dentición… era solo eso ……

Recordé como mi padre perdió toda su dentadura a los 40 años por un cuadro muy parecido al mío, pero el cómo era todo un guerrero se las hizo sacar todas en una semana y se tiró en una cama donde no hablo, comió, ni tomo agua por una semana, solo se paraba al baño, de seis de una semana se levantó se puso su dentadura postiza y se fue a trabajar … ¡era todo un salvaje! ´pero como necesitaba ese coraje yo ahora… Recordé a mi madre que antes de morir me pidió que no me fuera a olvidar de ponerle su dentadura postiza pues no quería ser una muerta fea, como necesitaba yo esa coquetería ¡ahora!…

Todo esto me sirvió para relajarme y calmarme ¡ellos estaban allí conmigo, yo estaba allí conmigo! Con todos mis miedos, mis preocupaciones, mis ideas y eso me permitió tomar una decisión, y la tomé:¡lo haría lo más pronto posible!
Así que pedí ayuda a mis amigas pues no tenía ni el dinero ni el tiempo para hacerlo pero el hecho de conversar con ellas me animo mucho, ellas me prestaron el dinero, me engrieron, me trajeron libros, películas, me acompañaron, me llevaron y trajeron y en fin me sentí apoyada y acompañada… Así el dolor era menor y soportable…. Y empezó el proceso…..

Llamé al doctor para pedir la cita y acudí temprano y dispuesta a vivir el proceso, haríamos las primeras extracciones, en total eran 22 piezas que había que extraer…… Ese día me sacaría 3 piezas. Cada extracción era una experiencia nueva, una regresión….. Soltar el terror, borrar todos los dolores (que son muchos) del pasado y aprender a relajarme allí mientras el doctor jalaba desde la derecha o desde la izquierda para hacer salir a cada muela que se resistía a dejar mi boca.

Fueron sesiones duras, unas más traumáticas que otras, mientras estaba allí echada en el sillón del odontólogo sentía como mis manos que estaban apoyadas una sobre la otra y ambas sobre mi ombligo, se iban tensando y poco a poco iban presionando con más fuerza mi abdomen que estaba muy contraído , también. Mis piernas estaban estiradas y rígidas y cuando iba tomando conciencia de esto respiraba y conscientemente hacia pequeños círculos con los tobillos para que se soltaran un poco o intencionalmente las movía un poco estirándolas. Y cambiaba de posición….

Sentía la tensión también en mis hombros a pesar de la música new age que el doctor había puesto pues sabía que esa música me gusta y me relaja. También me di cuenta de cuan rica es mi imaginación, pues había momentos en que recordaba esas antiguas películas de guerra, que seguro vi a los 15 años en que a un soldado le van a sacar una muela con un alicate y por toda anestesia le dan a beber un sorbo de un licor asqueroso y luego solo se escucha el grito aterrador del soldado que cae desmayado bañado en sangre….. Me decía para mis adentros: esto será mucho más fácil y suave solo relájate y déjate llevar, ¡se valiente!

Me acorde de todas las personas a las que alguna vez les hice algún daño, claro que en ese momento no era consciente de que lo estaba haciendo, y les pedí perdón muy sinceramente. Rece con mucha devoción, con mucha más de la que pongo en alguna misa a la que he ido seguro más por compromiso que por convicción, ya que para mi dios está en todas partes y en todo momento y así converso con y él estaba allí conmigo!

Invoque a todos los espíritus, ángeles y seres de luz protectores, a los mayas sabios y señores del tiempo, a mis viejos lindos para que me acompañaran y me dieran valor….. En fin los invoque a todos y pensaba que si todos estos espíritus se materializaran y tomaran cuerpo nuevamente ,,, el consultorio estaría abarrotado de gente… esto me hacía gracias y dibujaba una mueca de sonrisa en mi adolorida boca.

El doctor muy lindo, me hablaba y animaba diciéndome que ya faltaba poco, decía: ya, ya va a salir pero el mismo se había ido dando cuenta a lo largo del proceso que mis muelas eran inconmovibles, recias y súper apegadas…. Pobrecito cuanto esfuerzo tuvo que hacer y cuanta paciencia tiene!
Y bueno pasada la experiencia dolorosa el doctor me mostraba el trofeo, la muela horrorosa que acababa de extraer y recién allí yo me adormecía, soltaba más lagrimones y me quedaba profundamente dormida al son de kitaro…

Luego me iba a casa a dormir, a comer dieta blanda, tomar medicinas…… Fueron días de meditación y de silencio, leí muchísimo todos los libros que todas mis amigas lindas me habían traído, vi muchas pelis, comí papillas, sopas, mazamorras. Me vi como un bebé entrando en su tercera dentición aprendiendo a comer cosas nuevas para mí, recordé a mi nieto a sus 7 u 8 meses cuando quería morder algo aun duro para él y como no podía lo escupía frustrado.

Cuando me veía en el espejo y me encontraba con el rostro de una viejecita de 80 mi ánimo se iba en picada al suelo, sentía que no podía hablar bien, ni comer bien, ni trabajar… ¿así sería mi vida de aquí en adelante? Pero cuan equivocada estaba y felizmente me di cuenta a tiempo un día en que estaba viendo precious (preciosa en español), una peli súper fuerte o súper profunda. Pero lo que le sucede a esa chica sí que es serio y lo mío era una tontería en comparación… así que me dije basta de compadecerte y a ponerse pilas! Me puse las zapatillas y empecé mis caminatas nuevamente, primero 3 km luego 4 y así hasta llegar a los 7 u 9 que antes caminaba….. Retome mi meditación, mi yoga y micromovimientos todas mis valiosas herramientas que me había llevado hasta donde estaba y las tenía olvidadas…. Y los pequeños dolores no tuvieron más remedio que abandonar mi cuerpo, volví a sentir mis músculos fuertes y mi cuerpo en forma….. Y cada día comía mejor y hablaba mejor….

Han pasado ya 7 meses desde que inicie el proceso, solo me faltan 6 dientes para terminar y me siento muy bien, mi ánimo esta otra vez en su sitio, mi cuerpo ha recuperado su forma y actividad y mi mente ahora está enfocada en vivir el presente y dar gracias por toda la vida y todo lo bello que hay a mi alrededor. Gracias por tener unos hijos lindos y amorosos, un nieto maravilloso, gracias por todas las amigas lindas que me apoyaron y lo siguen haciendo a lo largo de todo este proceso, gracias a mis viejos que desde donde están saben hacerme llegar sus mensajes de amor y apoyo, y gracias a dios y a la vida misma por toda esta belleza!!!!

Estoy viva y en plena tercera dentición!
Esperanza, con esperanza!

Gracias a ti por leerme……
9 de octubre del 2010
Día de la semilla lunar

Te invitamos a poder hacer un alto en el camino y compartir juntos la intensidad que implica la conciencia de vivir en proceso.
Hay un ritmo de crecimiento que no se detiene y un momento preciso para cada experiencia.
Próximos Eventos
Haz click aquí para ver una lista de eventos próximos a realizarse →